Tu Cita con el Networking, Recomendaciones Para Asistir a Eventos

guía para asistir a un evento

Reuniones de profesionales, estudiantes, educadores y… gente corriente.

Gente que comienza sus andaduras en un mundo donde quiere desarrollar su carrera, gente que tiene una pasión y quiere conocer a otra gente.

Gente… como tú y como yo, como todos.

Un lugar donde los asistentes pueden charlar de forma distendida y darse a conocer entre los demás asistentes. Un espacio donde conocer gente interesante y que otros te conozcan a ti, a tu empresa y el trabajo que haces.

Hay que quitarse el miedo de asistir a eventos, y más aún de interactuar con otras personas, porque son personas como nosotros, y al final, lo que nos gusta a todos es pasar un buen rato.

 

¿Por qué asistir a eventos?

 

Importancia de construir relaciones

Los eventos sociales son una manera estupenda de meterte en el mundillo y conocer a otras personas o hacer Networking.

No me refiero únicamente a artistas, sino a toda clase de personas con las que puedes interactuar y puedes construir relaciones que perduren en el tiempo, y quien sabe, es posible que con más de uno acabes haciendo colaboraciones de algún tipo.

Hay eventos en los que conoces a personas que nada tienen que ver con tu carrera, pero con las que acabas charlando, tomando unas cervecitas y pasadas las semanas, mantienes el contacto e incluso hablas de colaboraciones en proyectos en los que puedes aportar algo. En estos eventos construyes amistades y colaboraciones.

Otros en los que conoces a artistas y tienes la oportunidad de charlar con personas relevantes dentro de tu sector y construir relaciones profesionales.

Y hay otros eventos en los que pagarás por asistir al evento o por el transporte, y donde establezcas pocas relaciones sociales e incluso eventos donde la organización y las ponencias parezca que estén preparadas a la ligera.

Esto también pasa y, en caso de decepción, se aprende a preparar mejor el siguiente evento.

Uno puede asistir a eventos mejores y peores, es la naturaleza de estas cosas, pero lo importante son las experiencias, las relaciones y las conclusiones que sacas al final de todo ello.

 

La Importancia de que te conozcan

Puedes llegar a conocer a profesionales dentro de tu sector, a aquellas empresas que te interesan y hablar de sus proyectos y cómo trabajan. Si existe el “buen feeling”, de aquí surge una relación de confianza y más personal que a través de otros medios.

Puedes construir relaciones profesionales que pueden derivar en colaboraciones, talleres y otros proyectos que pueden hacer vibrar aún más esa pasión que llevas dentro por hacer grandes cosas y trabajar en equipo.

Es la oportunidad de que los demás te asocien con una persona conocida, e incluso de crear tu imagen de marca, te pongan algo más que una cara digital vista en blogs y redes sociales.

 

Recibir opiniones sobre tus trabajos

Tienes la oportunidad de que profesionales de empresas, revistas, medios, periódicos y otros artistas te ofrezcan su visión personal.

Esto es un soplo de aire fresco a tu propio punto de vista acerca de tus trabajos y te puede ayudar a mejorar sustancialmente y reorientar mejor tus proyectos.

Hay muchas ventajas por las que conviene asistir a eventos

Pero ahora al grano…

 

¿Cómo prepararse para asistir a un evento?

 

Selecciona el evento correcto

Conviene que tengas claro a qué clase de evento quieres acudir.

Los hay de muchos tipos: Con fines educativos, sociales, profesionales, para recaudar fondos, de celebración o conmemoración...

Los hay más populares y menos populares, más abiertos al público y más selectos.

Selecciona un evento al que te interesa acudir, que coincida con tu sector y temática. Donde los colectivos y participantes que acudan sean en cierta medida afines con lo que te gusta.

Si estas empezando, te conviene ir a eventos con un énfasis en lo social, con mucha asistencia de personas y empresas variadas, donde acudan personas como tú para encontrar amistades profesionales donde os podéis ayudar los unos a los otros y donde puedas conocer a representantes de otras empresas para que puedan ver tus trabajos.

Si acudes al principio a un evento muy especializado, técnico o donde la mayoría de los asistentes sean profesionales y académicos, pues puedes llegar a salir del evento tal y como entraste, sin tener mucha idea de por qué ibas en primer lugar.

Cuál es el lugar, la fecha y el precio del evento: Tendrás que valorar estos factores para saber si realmente te merece la pena acudir o no al evento.

Ten cuidado, que aunque la mona se vista de seda… ¡mona se queda! 

No porque sea costoso el evento significa que sea mejor.

Hay eventos de bajo precio e incluso gratuitos que son estupendos para relacionarte con otras personas, y los hay muy caros en lugares selectos que no te aportan gran cosa. Sencillamente porque no está alineado con tus intereses en esos momentos, o, (y también ha pasado alguna que otra vez) el coste no se relaciona con la calidad esperada.

 

Establece unos objetivos. ¿Por qué vas a asistir al evento?

Ten muy claro que si vas a poner tu esfuerzo y empeño en ir a un evento, organizar el viaje (si se da el caso), preparar tus trabajos para mostrarlos, pasar un día (o varios) entre conferencias, profesionales y gente de tu sector… quieres que merezca la pena, y conviene dedicar un tiempo previo para preparar y aprovechar el evento lo máximo posible.

Además de interesante, un evento puede resultar agotador, y además frustrante si acudes y te lamentas por no haber ido bien preparado.

Y si encima trabajas y has utilizado tus días de vacas para acudir al evento ni te cuento!

Así que lo primero es tener claro cuáles son tus objetivos de cara al evento:

  • ¿Llegar a conocer que áreas te interesan en lo personal y profesional?
  • ¿Conectar con otras personas para ver a dónde te conducen las relaciones sociales? Posiblemente para hacer nuevos amigos, o para ver si existe la posibilidad de encontrar una oferta de empleo o colaboración con otras empresas o quizás contratar a candidatos ideales para unirse a tu equipo.
  • ¿Llegar a conocer a ciertas personas o empresas en concreto?
  • ¿Conseguir financiación?, ¿Promoción?, ¿Reconocimiento?
  • ¿Contactar con posibles clientes?
  • ¿Quieres aportar valor? (¡También es válido!)

Sea cual sea tu objetivo, conviene tenerlo claro antes de acudir a un evento.

 

¡Pero recuerda!

¡Un evento de networking no es un coto de caza!

Tener objetivos claros es importante pero si vas con la actitud de venderte a ti mismo o tus servicios, para pescar todo lo que puedas… no llegarás muy lejos.

Sé tú mismo, es la mejor impresión que puedes dejar a los demás, y la más duradera.

Tener la mente abierta y mostrar interés por los demás, como puedes ayudar a otras personas primero, es la base para una buena colaboración. En general las personas aprecian el apoyo y el valor aportado si vas con buenas intenciones, y de manera natural te ofrecen su ayuda.

Puede que encuentres a algún oportunista que trate de aprovecharse de ti, usa tu sentido común para ayudar a los demás pero también para valorar las relaciones construyes.

 

Averigua quienes son los ponentes o participantes del evento

Identifica quienes van a dar las charlas y los representantes de empresas que van a acudir. Generalmente esta información se hace pública y se puede encontrar en internet en la web del evento. Si no encuentras esta información, puedes llamar por teléfono al equipo organizador del evento.

Cuando sepas quienes van a acudir, tómate un tiempo para identificar a aquellos que quieres conocer. Si ya les conoces a través de sus blogs y les llevas siguiendo un tiempo, ¡genial! Te será más fácil romper el hielo.

Sino, haz una búsqueda del ponente que te interesa en las redes sociales, especialmente en LinkedIn, en Google o en su blog, si es que tiene uno.

Cuanto más sepas de las personas con las que quieres entablar conversación, mejor. Así podrás saber en qué proyectos están involucrados. Por ejemplo, si trabajan para prensa, revista, cine, juegos, etc., podrás hacerte una idea de cuáles son sus intereses, sus inquietudes y te servirá no sólo para poder hablar de proyectos, sino también para crear confianza a la hora de presentarte, hacer preguntas y captar más su interés.

Además, conociendo el trasfondo de la empresa o persona que conoces, podrás saber si tu trabajo se alinea con sus necesidades. Si conoces a un editor y resulta que trabaja para una revista de motor, pues si lo que dibujas son ilustraciones para niños, quizás te interese focalizar tus esfuerzos en revistas más especializadas de tu sector. Si en tus trabajos de dibujo o animación tienes ejemplos de personajes caricaturescos que resultan ser aviones o coches, pues si la empresa de cine tiene en mente una película con este estilo de animación, tendrás más oportunidades de captar su atención.

Saber quiénes acudirán al evento te ayudará también para saber a qué otras personas va a atraer dicho evento.

 

Prepara todo el material que vas a necesitar para llevar al evento.

Las personas con las que te topes en el evento pueden convertirse en buenas relaciones para el futuro, facilítales la tarea de ponerse en contacto contigo, prepara tus tarjetas de presentación.

 

Tarjeta de visita. ¿Que información es necesaria?

Pues fundamental, la que dice quién eres, qué haces y dónde se pueden poner en contacto contigo. Eso es todo lo que tienes que contar.

  • Nombre y apellidos
  • ¿Qué haces? A que te dedicas, papel o cargo que desempeñas.
  • ¿Cómo contactar contigo? Dónde te pueden localizar: Página web, teléfono, correo electrónico.

Personalmente me gusta cuanto más simple y sencillo mejor, pero también puedes incluir si quieres:

  • Logo
  • Dirección
  • Nombre de la empresa (si es tu caso)
  • Eslogan o lo que en inglés se llama el “tag line”. Algo así como una línea que explica los motivos por los que querrían ponerse en contacto contigo o comprar tus productos o servicios: Caricaturas para fiestas y eventos, ilustración para prensa y revistas…

 

Ejemplos de tarjetas de visita

Ultimate Creative Business Cards Collection

Business Card Design Gallery

New cool business cards

 

Proveedores de tarjetas de visita

Vistaprint

Tarjetas de Visita Online

La tienda de al lado de tu casa

Escribe: "Tarjetas de visita" seguido de tu ciudad

 

Si no te llevas tarjetas de visita no es el fin del mundo, llévate la tarjeta de la otra persona, o la servilleta arrugada con marcas de vaso de tubo con sus datos y ponte en contacto con ellos después del evento.

 

Portafolio

Si visitas el evento sin tener interés en mostrar tus trabajos sino simplemente para conocer gente, hacer amistades y ver cómo funcionan la organizaciones, entonces con la tarjeta de visita es suficiente.

Si quieres mostrar tus trabajos, que es lo suyo, saber que opinan los demás y posiblemente atraer a profesionales, empresas… entonces necesitas llevar tu portafolio!

El portafolio es una muestra de tus trabajos más representativos. Hay distintas maneras de presentarlo.

En el portafolio deben quedar claros cuáles son tus habilidades y las ideas que desarrollas. Demuestra tu creatividad, personalidad, habilidades y el compromiso y esfuerzo que le dedicas a tu trabajo.

Puedes incluir tu currículum en la primera hoja, siempre viene bien para que la persona a la que le enseñas tus trabajos sepa más de ti, tus habilidades y experiencia académica y profesional.

Como mostrar los trabajos:

En mi caso, como quería mostrar un video de mis trabajos, me llevaba un reproductor de DVD portátil que me prestó mi primo. Quién no tiene un primo para estas cosas…

También puedes mostrar tus trabajos en un iPad o en soportes tradicionales, el portafolio de toda la vida con tus trabajos metidos dentro de una carpeta que llevas al evento.

Conviene que lo que presentes en tu portafolio también se pueda encontrar en tu página web. Antes de contratar a una persona, las empresas suelen ver y comparar los trabajos una y otra vez, parecido a lo que haces cuando estás en el supermercado y te decides por una marca de cereales.

Muestra tus mejores trabajos primero, siempre la primera impresión es la que cuenta.

Recuerda las veces que has ido al supermercado (otra vez...) y tienes que decidir entre muchos productos. De manera instintiva lo que quieres es pasar rápido de uno a otro para encontrar lo que quieres lo antes posible.

Para ello, de un vistazo rápido, te fijas en algo en concreto, lo primero y más importante que valoras y que tienes en mente y si no lo cumple pasas al siguiente, o puede ser que un producto te sorprenda al instante, te llame la atención y entonces te replantees tus decisiones.

Si la persona que tiene que entrevistar o contratar a un artista tiene que ver muchos trabajos, a los cinco primeros segundos ya tienes que causar un impacto!

Termina también el portafolio con buenos ejemplos de tus trabajos, la primera impresión es la más importante, pero también debes terminar con un buen sabor de boca.

Piensa en calidad y no cantidad, ¿la pregunta de cuantos trabajos muestro? Pues 1 minuto donde logres captar al máximo el interés y la atención del observador vale mucho más que media hora de trabajos mediocres.

En general te interesa mostrar una variedad de trabajos, para demostrar tus habilidades. Éste método funciona bien para buscar empleo.

Pero también puedes enfocar tu portafolio a un tipo de dibujo y producto, mostrado como un pack que puede servir de interés al cliente. Éste puede ver en tu trabajo una idea o línea interesante que poder desarrollar para su empresa o puede que sea justo lo que estaba buscando para contratar tus servicios en su próximo número de revista.

Los trabajos principales deben reflejar tu creatividad y puntos fuertes, aquello en lo que destaques principalmente.

Busca las opiniones de otros artistas y allegados cuando estés decidiendo qué trabajos presentar, lo más probable es que tu trabajo se muestre de cara al público, por tanto la opinión del público cuenta, no sólo la de otros artistas.

Sé honesto contigo mismo, no tomes las opiniones de los demás como definitivas, sino como orientativas, es probable que encuentres opiniones opuestas según la persona a la que preguntes, y es normal cada uno tiene su propio punto de vista, sé sincero, depende de ti valorar dichas opiniones y tomar la decisión adecuada.

Haz que tu portafolio brille con personalidad, con un estilo propio y una identidad. Esto hará que tu trabajo se retenga más en la memoria de quien lo vea. Este estilo debe ser el mismo que el del DVD, la web o tu presentación en papel.

 

Ejemplos de Portafolios:

Graphic Design Portfolio

Design Portfolio

Fashion Illustration

The AOI Portfolios

Hire An Illustratior Portfolios

Directory of Illustration

 

Las relaciones sociales, la clave para hacer un buen Networking

 

El networking en un evento tiene 3 fases.

 

Networking previo al evento

Quizás el más importante de todos. Estas son las “quedadas” que haces con compañeros, profesionales y representantes de empresa.

Básicamente estas preparando el terreno para que cuando llegues al evento, tengas una o varias citas preparadas. Algo que hacer aparte de caminar a la siguiente conferencia.

¿Quieres quedar con alguien para compartir el evento? Esto es especialmente bueno para combatir la timidez de conocer a otras personas. Además, con amigos es posible que te sea más ameno las ocho horas de charlas y conferencias.

Contacta con reclutadores, editores… en definitiva, gente que tiene que currar en el evento para buscar talento y lo que haces es facilitarles el trabajo.

Al quedar con ellos estarás en su “agenda del día”, y te recordarán más fácilmente que si les encuentras en un stand donde reciben a cientos de artistas.

 

Networking durante el evento

Como comentábamos antes, no se trata de que vayas con tus tarjetas de visita como repartiendo flyers de discoteca.

Lo que cuentan son las relaciones de calidad, aquellas personas con las que estableces conversaciones y un feeling donde al mismo tiempo compartís intereses comunes.

Si entablas una de estas relaciones, entrega un par de tarjetas, quizás esta persona sea quien entregue tu tarjeta a otra que pueda estar interesada en tus servicios.

Cuando te acerques a alguien con quien quieras establecer relaciones profesionales, acércate con una idea u objetivo en mente.

Quizás sea conseguir su tarjeta de visita, o presentarle tus trabajos, sea cual sea la intención, no vayas como un interesado, asegúrate primero que esta persona tiene una necesidad y que tú le puedes ayudar con tu trabajo. Si llegas y le dices: Eh! Mira aquí mis trabajos, ves que bonito!? Vale es un poco exagerado… pero de esta manera no te hará ni caso.

Puede que el otro esté pensando mientras le hablas: “A ver cómo me libro yo de esta persona de manera educada”.

Trata de mantener una conversación natural, y si se da el caso de que identificas una necesidad que tenga y le puedes ayudar, entonces establecéis sinergias.

 

Networking después del evento

Mantén el contacto con las relaciones que has construido durante el evento.

Muy importante, después de un evento no se trata de ir a dormir y a otra cosa mariposa.

Si has establecido conexiones y relaciones con personas relevantes para tí, envíales un correo después del evento, muestra interés en que la relación no acaba ahí y que quieres seguir en contacto con ellos.

De esta manera también les facilitarás la tarea de recordar quien eres y cuales eran tus trabajos y motivaciones.

 

¿Has asistido o piensas asistir a un evento? Comparte con nosotros tus experiencias en los eventos a los que has acudido y cuéntanos, ¿Cuáles son tus favoritos? ¡Quizás podamos desvirtualizarnos y conocernos en el 1.0!

 

Share