Tus primeros pasos. Por donde empezar para aprender a dibujar.

Primeros pasos para aprender a dibujar

A raíz de una serie de preguntas sobre este tema que me han llegado por correo, quiero centrar esta entrada en tratar de ayudar a responder esta cuestión: Dónde empezar si este es tu primer día o estás en tus inicios aprendiendo a dibujar.

A continuación te muestro una serie de pasos para guiarte en tus comienzos.

 

 

  1. Cuál es tu motivación para dibujar.

 

Es posible que ya hayas garabateado un poco y te haya surgido la inquietud por dibujar, plantéate cuál es tu motivación para dibujar, cuál es tu aspiración, ¿Sencillamente aprender? ¿Llegar a trabajar en el ámbito de la ilustración, la moda, la animación? Si tienes claro cuáles son tus aspiraciones, tendrás más claro que camino quieres recorrer.

Esta es tu primera reflexión. Olvídate de el “puedo o no puedo conseguirlo”, de “no valgo para eso”, etc. Todos estos son mitos, la realidad es, que depende de ti y de tu esfuerzo por conseguirlo, y si quieres, puedes.

Si no tienes una respuesta clara a por qué dibujas, entonces es probable que dibujas porque te gusta y ya está, esto está igual de bien, sólo que quizás te encuentres más en la fase de experimentación en la que pruebas un poco de todo que en la de focalizar tus esfuerzos hacia un área en concreto.

Por ponerte un ejemplo, si te interesa la ilustración o la animación tradicional, tendrás que tener una base muy sólida de dibujo, por lo que tu camino de aprendizaje pasará desde aprender a realizar monigotes, expresiones,  hasta conocimientos avanzados de anatomía y renderizado.

Si lo que quieres es dibujar por diversión, para animación 3D, crear personajes para web, ilustraciones infantiles, etc. Pues tu camino variará desde lo más básico que consiste en saberte los fundamentos para saber posar y dibujar un personaje, la composición, el color, hasta realmente donde tú quieras llevarlo.

¿Vienes con unas ideas claras? ¿Con ganas de pasártelo bien y experimentar? Descubre tus motivaciones.

Cuando te sientes más cómodo dibujando, te resultará más fácil reorientarte hacia lo que más te gusta porque lo irás descubriendo por el camino, puede que te guste la ilustración para revistas, cuentos, diseño de personajes, etc.

 

 

  1. Comenzar a dibujar

 

Una vez que tengas más o menos claras tus motivaciones y aspiraciones, lo que toca indudablemente es aprender a coger soltura con el lápiz, se que algunos de vosotros dibujáis directamente en formato digital, pero por ahora me centro en el aspecto tradicional, ya que de este se puede pasar al digital más fácilmente , y no lo encuentro así a la viceversa.

Te sugiero que veas el video de calentamiento y practiques el ejercicio donde parece que patinas con tu lápiz sobre el papel. Te notarás más suelto y puede que pierdas un poco la rigidez y el miedo a dibujar.

Este video viene muy bien para iniciarte a realizar pequeños ejercicios que te ayudarán a ganar soltura, sigue con los demás videos recorriendo el camino hasta dibujar monigotes. Luego pasa al siguiente punto.

 

 

  1. Ganar soltura, realizar bocetos pequeños y rápidos

 

Dibuja mucho, coge la costumbre de desechar tus dibujos, aunque puede que te resulte extraño, cuanto antes aprendas a desprenderte de ellos, más fácilmente te resultará poder avanzar. Esto se debe a que evitas comprometerte demasiado con un dibujo, pasando horas tratando de terminarlo, y en lugar de ello trabajas de forma rápida distintos ejercicios para practicar más y mejor tus habilidades.

Realiza muchos bocetos con un enfoque de aprendizaje concreto como puede ser dibujar poses, rostros, manos, rellena páginas y páginas con estos ejercicios y dibuja tan rápido como puedas.

Nada de utilizar la goma para borrar y esbozar de nuevo. Los “fallos” que cometas te sirven como guías para atinar mejor tus trazos, no borres y sigue dibujando.

Dibujar rápido y fluido es cuestión de dejarse llevar, no pensar mucho en tu dibujo y realizar dibujos sin importarte la perfección, sino buscar el deseo de esbozar rápidamente. Si te acostumbras a no encariñarte demasiado con tus dibujos (los que hagas rápidamente), sino que lo ves desde la perspectiva de practicar y ya está, como quien hace un peloteo de tenis antes de comenzar el partido, llegarás a dibujar con más soltura.

El problema muchas veces aparece cuando piensas las cosas demasiado.

No te centres en detalles, sino en captar la esencia de las poses que quieres transmitir, dibujar detalles es tiempo que inviertes en embellecer tu dibujo, pero si parten de una base mal construida.. lo que haces es tratar de vestir a la mona en lugar de la maja.
 

 

  1. Practicar la creatividad

 

Dicho esto, también encuentra un hueco para jugar con tus trazos, no todo es practicar la teoría sino también divertirte dibujando lo que quieras cuando quieras, así iras desarrollando tus propios puntos de vista acerca de las cosas y saldrás de ese mundo cliché, además utilizarás más tu ingenio y la creatividad para aplicar lo aprendido en tu propia forma de expresión. Esto es muy importante si quieres ir cultivando tu propio estilo.

Una mezcla sana entre la teoría y el juego poniendo en práctica tu creatividad te irá bien para ir avanzando.

Una nota importante, no busques tu estilo, deja que ella te encuentre. No te preocupes si no tienes un estilo claramente marcado en estos momentos, es completamente normal, a pesar de que hay personas que inmediatamente parten de un estilo propio, este también te llega con la práctica y con el tiempo.

 

 

  1. Inspírarse, observar y aprender de otros artistas.

 

Se aprende mucho de ahí fuera y de las obras de otros artistas. Observa los dibujos de artistas que te atraigan, estúdialos porque no solo aprenderás sobre cómo han llegado a trazar sus obras, sino también sobre sus maneras de pensar y expresarse, y eso ayuda mucho para desarrollarte como artista ya que sin quererlo actúan como tus maestros a escondidas.

Recuerda que la observación es vital, la mayor parte de tu carrera artística la pasaras observando tu entorno y el trabajo de los demás, aprendiendo y aumentando tu biblioteca de ideas y conocimientos.

¿Te gusta un artista?, Observa sus obras y piensa para ti mismo como las realizó, puede que tengas o no tengas razón, pero si sacas algo en claro de todo este proceso que resulta comprensible para ti, eso es algo que te llevas y aprendes.

También es cierto que cuanto más aumentes tus conocimientos sobre el dibujo, más fácil te será comprender los procesos de los demás.

 

Conclusión

Para resumir esto y que puedas repasarlo mejor te dejo un esquema de los cinco primeros pasos que te propongo.

 

  1. Por qué quieres dibujar, sino lo sabes perfecto, quizás dibujas porque te gusta y ya está. Es igual de válido. Si algún día tienes otra respuesta sabrás como focalizar tu aprendizaje.
  2. Coge soltura con el lápiz, practica ejercicios para calentar.
  3. Haz bocetos rápidos. Rellena páginas y páginas con dibujos para entrenar aquellas habilidades que quieres adquirir.
  4. Dibuja por diversión a pesar de todo. Encuentra momentos para jugar con los trazos y divertirte dibujando lo que quieras cuando quieras, sin un foco concreto.
  5. Observa tu entorno y estudia el trabajo de los demás. Esto mejorará tu curva de aprendizaje.

 

Ya tienes una pequeña guía para empezar, olvida tus temores y la verguenza y comienza a trazar tu camino, ¡Ánimo empieza a dibujar!