Muestras Confianza, ¿o Inseguridad?

Como Mostrar Confianza o Inseguridad en un Personaje - Imagen Entrada Trazarte

Como dibujar un personaje mostrando seguridad y confianza en sí mismo. Si logras mostrar confianza y certeza en tu personaje, los demás personajes con los que se rodee e incluso los espectadores, observadores de tu obra confiarán y creerán más fácilmente en él. Sin embargo, si el personaje parece incierto o no transmite confianza con claridad, ¿Cómo esperas que los demás acepten que lo que está mostrando es cierto o verdadero?

 

Señales que muestran Confianza y otras que denotan Inseguridad

 

Quietud

Las personas cuando están ansiosas se muestran tensas, y se nota. Sus cuerpos están en continuo movimiento, generalmente realizando movimientos erráticos, bruscos y repentinos debido a la tensión de sus músculos.

 

Actitud De pie

Cuando una persona ansiosa está de pie, suele tener lo que se llama “Happy Feet” (pies felices), es decir, los piececitos andan bailando, dando pasitos por todas partes. Una persona confiada se siente cómoda de pie en un sitio fijo, sin mover sus pies.

Equilibra el peso de tu personaje de manera uniforme, con los pies separados una distancia de aproximadamente la anchura de sus caderas. Cuando el peso descansa sobre una pierna, indica la disposición de moverse. Cuando están más o menos equidistantes, en equilibrio, firmemente plantados en el suelo, indica la intención de quedarse y no tener miedo a una amenaza o ataque.

Fíjate cómo en la imagen de la entrada puedes notar que el personaje que se muestra confiado mantiene una distancia de los pies acordes a aproximadamente la anchura de su cadera, con una distribución del peso equilibrado entre sus dos piernas, mientras que el personaje que está ansioso tiene las piernas bailoteando y muy separados, su peso se apoya más sobre su pierna derecha y se sitúa en puntillas apenas plantando los pies en el suelo.

 

Sentado

Cuando el personaje esté sentado, colócalo cómodamente, recostándolo hacia atrás en el asiento y no con ansiedad hacia adelante. Cuando te muestras confiado, puede que sitúes las manos sobre tu regazo o detrás de la cabeza mientras te relajas, o los juntas en forma de campana cuando estás tomando y evaluando decisiones.

Dibuja la parte inferior del cuerpo como si se mantuviese inmóvil, con los dos pies fijos en el suelo o débilmente cruzados para una mayor comodidad. Las piernas entrelazadas o con espasmos muestran signos de ansiedad.

 

La Cabeza

Una de las maneras más sencillas de mostrar confianza es mantener la cabeza quieta. Las personas ansiosas están siempre en busca de amenazas, mirando de un lado para otro o evadiendo a la persona a la que están hablando si se ponen nerviosos. Fija la mirada al frente como si estuvieses observando un punto en concreto para mantener la cabeza en un solo lugar.

Mantén la cabeza erguida al nivel de la barbilla, como si estuviera suspendida por una cuerda atada a un punto en el techo. Las personas ansiosas tienden a mantener baja la barbilla, originalmente con el fin de proteger el cuello vulnerable de ataques.

Observa como nuestro personaje seguro de sí mismo mantiene la cabeza quieta con la mirada en un punto fijo, parece como si no fuera a moverla de ahí en un buen rato, mientras que el otro personaje parece que va a moverla de un momento a otro, con la mirada perdida en busca de posibles amenazas del exterior.

 

Brazos y Manos

A menudo agitamos mucho nuestros brazos cuando hablamos o los cerramos y juntamos si estamos preocupados. Puedes minimizar estos movimientos, e incluso los puedes mantener quietos, descansándolos sobre tu regazo o dejarlos colgando a tu lado. Una pose bastante común que transmite confianza con las manos es manteniéndolos sujetos ligeramente por delante o detrás de la espalda, postura típica que se observa en la realeza y en presidentes. Si sujetas tus propias manos se puede considerar como un signo de ansiedad así que ten cuidado con esto.

En nuestros personajes, el que transmite seguridad mantiene las manos relajadas detrás de la espalda, postura inducida también por el estiramiento que se produce al empujar el torso hacia adelante relajando el ombligo. Esto produce una ligera tensión en la parte trasera al apoyar la parte superior del cuerpo sobre la pelvis, dando lugar a una curvatura donde precisamente se apoyan las manos. El personaje que se muestra ansioso mantiene sujetas las manos a la altura del pecho cerca de la cabeza, produciendo tensión en las manos al juntarlas y una cierta rigidez en los brazos. Puedes notar también que esta postura no se mantendrá inmóvil sino quizás agitada.

La inquietud es un claro síntoma de ansiedad. Las personas confiadas pueden mantener sus manos quietas sin necesidad de moverlos ni esconderlos. Mostrar las manos es una manera de construir confianza ya que indica que no estás nervioso, no tienes armas ni estas cerrando los puños. Por esta razón, es una buena idea mantener las manos fuera de los bolsillos, aunque dicho esto, si mantienes las manos apoyados en los bolsillos del pantalón, colgados a través de los pulgares que se encuentran en su interior, puede indicar un signo de confianza casual.

 

Sin Prisas

Un efecto común de la ansiedad es que las personas se aceleran, tienden a hablar y moverse más rápidamente. Una persona no necesita actuar de manera acelerada y lo muestra actuando con mesura y a un ritmo constante.

 

Velocidad

Cuando te muevas, hazlo de manera constante. Esto no quiere decir que te muevas a un ritmo lento poco natural o como si fueras un robot, aunque lo parezca. La clave es el movimiento no apresurado natural, como la forma que tienes de actuar cuando te sientes relajado o relajada.

Reduce la velocidad de tu discurso. Pensamos mucho más rápido de lo que hablamos y es fácil terminar hablando tan rápido que los demás no nos entiendan. De hecho, los demás pueden asumir que nuestra forma de hablar más rápido está relacionada más con nuestra ansiedad que con la velocidad de pensamiento.

Cuando tu personaje esté en movimiento, trata de que esté dando pasos con una distancia entre los pies acorde a un paso natural y relajado, en lugar de dar pasitos tímidos y de forma apresurada. 

 

Pausas

Además de ir más lento en general, añade algunas pausas, tanto en tu discurso como en tus movimientos. Por ejemplo, cuando te levantes, puedes moverte primero al borde del asiento, pausar, y luego levantarte. De igual manera cuando camines, señala hacia el lugar al que te diriges, luego comienza a caminar.

Al pausar envías una señal hacia la otra persona, permitiéndole que procese lo que estas a punto de hacer y por tanto reduce la posibilidad de que puedan sorprenderse o preocuparse. Esta es una de las maneras en que las personas seguras de sí mismas inspiran confianza hacia los demás.

 

Silencios

Los periodos de silencio y de inactividad pueden resultar cómodos ante una persona que transmite seguridad y confianza. El silencio resulta muy incómodo para muchos y por este motivo, puede ser muy útil como arma de persuasión que también engrandece tu imagen de tranquilidad y confianza.

 

Al Descubierto

Cuando nos sentimos ansiosos, tenemos tendencia a cubrirnos con nuestras manos y nuestro cuerpo, protegiendo las zonas vulnerables de posibles ataques. Las personas que se sienten confiadas no sienten la necesidad de defenderse y lo demuestran con una clara apertura hacia los demás. Fíjate como la postura de nuestro personaje seguro se mantiene recta, como exponiéndose a los demás, mientras que el segundo esta curvado en una postura cerrada.

 

Apertura

Cuando las personas se sienten defensivas, utilizan un lenguaje corporal cerrado. Cuando se sienten seguros, muestran un lenguaje corporal abierto, exponiendo las áreas vulnerables del cuerpo y se mantienen relajados.

 

Expresividad

Las personas seguras se sienten capaces de expresar emociones, incluyendo movimientos con el cuerpo. Tienden a no hacer un exceso de emoción ya que las personas que son demasiado expresivas realmente están buscando simpatía o tratar de coaccionar a los demás. Las personas seguras de sí mismas no necesitan de esto. Tienden a sonreír más, una sonrisa que incluye los ojos. Puedes notar la sonrisa en el personaje confiado, extendiéndose hasta las cejas.

 

Naturalidad

Por encima de todo, una persona segura aparenta naturalidad. No actúa como si tratara de controlar su cuerpo, ni que lo necesita. Por esta razón, un lenguaje corporal de confianza es generalmente una evidencia de verdadera confianza en lugar de ser todo una actuación. Hay una línea muy fina entre lo que es aparentar confianza, que en realidad muestra señales de inseguridad, y expresarse con seguridad y confianza de manera natural. Dibujar esto resulta difícil, pero si lo logras tu personaje crea una conexión casi instantánea con los demás.

 

Directo

Las personas ansiosas cubren sus apuestas, preparándose para escapar. Si tu personaje se siente seguro, puede ser directo, sin necesidad de enviar señales de que se siente incómodo y preparado para salir en cualquier momento. En vez de esto, puede participar con confianza interactuando con la otra persona, mostrando que se siente seguro.

 

Saludo

Saludar a otra persona de manera asertiva, mirando a los ojos y sonriendo demuestra seguridad. Mantén a tu personaje con el cuerpo relajado. Si da la mano, hazlo con un gesto firme, sin llegar a ser demasiado fuerte o agresivo.

 

De Frente con otra persona

Cuando una persona es segura e interactúa con otra, puede encontrarse de cara, quizás un poco inclinado hacia la otra persona. ¡Pero ojo!, No lo hace de manera dominante, acercándose demasiado y muy pronto. La persona dominante normalmente tiene inseguridades y utiliza la agresión para cubrir una falta de confianza.

La persona segura mira a los demás. No necesita escanear el entorno en busca de amenazas. Enganchan a la gente con su mirada, que es relajada sin entornar, estrechar ni abrir demasiado los ojos. Observa la mirada relajada de nuestro personaje, manteniendo la mirada y mostrándose inclinado ligeramente hacia el otro personaje, que realmente está más en el fondo. Puedes observar que su cuerpo, y sobretodo su cabeza, está ligeramente desplazada hacia su derecha, un poco más cerca de su pie derecho que el izquierdo. Su línea de acción, aunque curva en forma de C inversa, se mantiene inclinada hacia la derecha, aunque sólo un toque y apenas perceptible a simple vista, pero suficiente como para transmitir seguridad en sí mismo y confianza hacia el otro personaje.

 

Escuchar

Las personas ansiosas o dominantes a menudo sienten la necesidad de hablar. Las personas seguras no necesitan verificar sus creencias ni aumentar sus egos, así que se sienten cómodos sencillamente escuchando, que por supuesto es una manera excelente de acercarse a otras personas.

 

Gestos

Una persona segura de sí misma hace gestos limitados, firmes y suaves, normalmente como complemento para amplificar lo que está diciendo. No se posan defensivamente ni hacen grandes movimientos enérgicos para ocupar espacio. Normalmente utilizan las manos con las palmas abiertas y relajadas.

 

A continuación puedes ver un video de la serie de televisión El Mentalista, con un personaje característico por la  confianza que transmite en sí mismo de manera natural, ¿Quizás porque puede leer la mente de los demás y saberlo todo? Al mismo tiempo, es capaz de volver una persona confiada en una persona insegura, como podrás observar en esta escena, donde el personaje Patrick Jane, interpretado por el actor Simon Baker muestra una pose sentada y confiada mientras le demuestra a Teresa, interpretada por Robin Tunney como es capaz de leer la mente. Teresa, segura al principio, se vuelve nerviosa al saber que Patrick es capaz de leer su mente. A ver cuantas señales de confianza e inseguridad que has leído hasta ahora eres capaz de identificar, ¿Por qué no me las escribes abajo en los comentarios?

 

[VIDEO::http://youtu.be/1bn3NgMWCb4]

 

Conclusión

En el fondo, la confianza es la falta (o el control efectivo) del miedo. Una persona segura de sí misma no se siente amenazada por los demás. Pero ojo esto puede conducir a una falsa confianza e ingenuidad ante una amenaza real. Es por ello, que una persona segura tiene una evaluación de amenaza realista y un plan de contingencia preparado, así que saben que pueden hacer frente a los peligros que puedan aparecer.

Hay una línea muy fina entre que los demás interpreten tu lenguaje corporal como un signo de seguridad o arrogancia, así que hay que tener cuidado con esto. Una persona tranquila y confiada es agradable y admirada. Una persona arrogante, por el contrario, no suele gustar y se desprecia. La diferencia es que la persona arrogante utiliza su confianza para ganar posición o estatus ya que se siente o quiere sentir superior a los demás. La persona tranquila y segura, por el contrario, se siente en igual con los demás.

 

Muéstrame tus dibujos, ¿Los has subido ya a Internet? Si has visto el video sobre la línea de acción y como dibujar un monigote, que tal si me muestras algunos ejercicios donde pones en práctica las emociones de tu personaje, mándame un enlace a tu facebook, flickr o red social donde prefieras subir tus dibujos y te escribiré.

 

 

 

Share